Política

#VIDEO ¡ESTO ESTÁ EXPLOSIVO! Militante del PLD Francisco Domínguez Brito saca a la luz que el senador Félix Bautista salió impune en el caso de corrupción y desfalco de más de 25 millones y que fue el mismo Bautista quien nombró al juez; prepondera: ‘’Leonel le regaló apartamentos de lujo a los jueces que dieron el No Ha lugar’’

Santo Domingo. – Los miembros del PLD siempre peleándose entre sí, en esta ocasión el ex procurador de la República, Francisco Domínguez Brito, saco a la luz que el senador Félix Bautista salió impune en el caso Sun Land, donde lo imputaron de malversar más de 25 mil millones de pesos, porque fue el propio Bautista que nombró al juez que llevo su caso.

En ese mismo orden, el actual precandidato presidencial por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Francisco Domingo Brito, dijo además que el expresidente Leonel Fernández le regaló apartamentos de lujo a los jueces que dieron el No Ha lugar’ en el caso Sun Land, para beneficiar al legislador Félix Bautista.

Se recuerda que el expresidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Jorge Subero Isa, denunció que la sentencia del caso corrupción Sun Land fue política y que recibió presión del Palacio Nacional cuando Leonel era el mandatario de la República.

Asimismo, señalaron que el senador de la República, Félix Bautista, recibió un ‘’No Ha Lugar’’ por jueces que fueron beneficiarios de apartamentos que fueron regalados por el entonces presidente Leonel Fernández.

La declaración del expresidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Subero Isa, afirmó que fue política la decisión de ese órgano en torno al caso de la Sun Land, que involucraba al senador Félix Bautista, ha destapado una caja de pandora en el ambiente político y judicial del país’.

‘’En ningún caso en la República Dominicana, por lo menos durante el tiempo que yo presidí la Suprema Corte de Justicia, jamás se había hecho tanta presión contra un órgano judicial para que se fallara’’, expresó Jorge Subero Isa.

Asimismo, Subero Isa admitió que la sentencia de la Sun Land marcó la carrera judicial de los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de ese entonces. ‘’Sun Land fue un caso eminentemente político y se le dio una solución política’’, indicó.

Pese a considerar el fallo como una pésima decisión, el antiguo jefe judicial Jorge Subero Isa añadió que en ese momento esa sentencia no era conveniente. ‘’Las consecuencias que se hubieran derivado de eso, un fallo contrario de la Suprema Corte de Justicia yo creo que todavía el país estuviera lamentándolo’’, explicó.

De inmediato a estas declaraciones, alertaron a los perredeístas, quienes en su momento aseguraron que continuarían con el proceso para determinar el destino de los 130 millones de dólares de la Sun Land del que se imputa Félix Bautista.

‘’Nunca es tarde, en Argentina están trancando generales 30 y 40 años, que robó, el que hizo vagabundería, el que mató gente, hay que penalizarlo, aunque sea a los 80 años’’, dijo el expresidente Hipólito Mejía.

El ex presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Subero Isa, afirmó que la sentencia del caso Sun Land en el 2008, fue una decisión política que marcó negativamente la trayectoria de los jueces que habían sido designados en 1997.

Destacó que, ante la opinión pública, la sentencia del mencionado caso fue visto como lo único malo realizado por esa Suprema Corte y “lamentablemente”, es lo que más se recuerda de esos 14 años que estuvieron los jueces designados por el Consejo Nacional de la Magistratura en 1997.

“El caso Sun Land yo siempre he dicho que fue un crespón negro en la toga de los jueces de la Suprema Corte de Justicia de esa época. Yo sigo creyendo que no fue una buena sentencia. Fue una decisión política. Sun Land fue un caso inminentemente político que se le dio una solución política”, afirmó Subero Isa.

Explicó que el pleno de la Suprema Corte de Justicia se vio en una posición forzada, pues recibieron presiones de todos los sectores de la sociedad para que se fallara el caso Sun Land en medio de la campaña de las elecciones presidenciales del 2008.

“Yo entendía que hubiese sido un desatino de nosotros dar el fallo en medio de esa campaña electoral”, reveló, a través de una nota de prensa.

El ex presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Subero Isa, afirmó este domingo que la sentencia del caso Sun Land en el 2008, fue una decisión política que marcó negativamente la trayectoria de los jueces que habían sido designados en 1997.

Destacó que, ante la opinión pública, la sentencia del mencionado caso fue visto como lo único malo realizado por esa Suprema Corte y “lamentablemente”, es lo que más se recuerda de esos 14 años que estuvieron los jueces designados por el Consejo Nacional de la Magistratura en 1997.

“El caso Sun Land yo siempre he dicho que fue un crespón negro en la toga de los jueces de la Suprema Corte de Justicia de esa época. Yo sigo creyendo que no fue una buena sentencia. Fue una decisión política. Sun Land fue un caso inminentemente político que se le dio una solución política”, afirmó Subero Isa al ser entrevistado en el programa “Líderes”.

Explicó que el pleno de la Suprema Corte de Justicia “Yo entendía que hubiese sido un desatino de nosotros dar el fallo en medio de esa campaña electoral”, reveló, a través de una nota de prensa.

 

A continuación, articulo íntegro de Juan Bolívar Diaz:

 

Después que el presidente Leonel Fernández hiciera una nueva y ardiente defensa del contrato que autorizó a la Sun Land Corporation a vender 19 pagarés por 130 millones de dólares para realizar obras públicas, he vuelto a revisar el expediente y no hay manera de encontrarle explicación ni justificación a ese oscuro adefesio.

Es posible que la impunidad prevaleciente en el país a causa de la debilidad institucional deje sin sanción esta contratación. Pero quedará como referente histórico, pues debe ser la primera vez en la historia dominicana en que se dispone de todos los documentos demostrativos de un negocio tan lesivo al interés nacional.

Se dispone del “Contrato de Construcción de Obras Prioritarias para el Estado Dominicano, Suministro de Materiales y Equipos” suscrito el 15 de mayo del 2006 por el ingeniero Félix Bautista, a nombre del Gobierno Dominicano, y la señora Heredia Lembert, como gerente general de The Sun Land Corporation RD.

Un segundo documento valioso es la carta de Bautista a Lembert y a Stephen Ferrera, Vicepresidente, Corporate Trust, del HSBC Bank USA, del 27 de junio del 2006, donde se refiere al contrato y consigna que “las obligaciones” que contiene “serán registradas el 2 de enero del 2007 en el Departamento de Crédito Público de la Secretaría de Estado de Finanzas”, el cual emitiría “autorización al Departamento de Tesorería para el repago de las notas”  (o pagarés).

Especifica que esos pagos serían con cargo al presupuesto de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), pero sin necesidad de especificarlo en la ley de gastos públicos. Indica que los compromisos “son hechos bajo la autoridad garantizada por el poder firmado por su Excelencia Dr. Leonel Fernández, bajo el número 106-06 de fecha 12 de mayo del 2006”.

Al contrato se le hizo un Anexo No. 1, sin fecha ni logo ni firmas, donde se indican las 11 obras que serían financiadas con el producto de los pagarés. Pero el 5 de diciembre del 2006 Bautista y Heredia firman un “Anexo No. 1 Enmendado” donde las 11 obras se reducen a 5, sin la menor explicación ni justificación.

El 17 de agosto del 2006, el ingeniero Bautista, como titular del OISOE, solicita a la Dirección General de Crédito Público de la Secretaría de Finanzas “el registro como deuda pública de las obligaciones contenidas en el Contrato para Obras Prioritarias suscritos (sic) entre el Estado Dominicano y la Sun Land Corporation”, especificando empero que consideren esta solicitud como depositada el 2 de enero del 2007 para que el registro sea hecho en esa fecha. La original consigna copia al HSBC Bank USA.

Tras el escándalo que siguió a la denuncia del contrato, sin que se ejecutaran las obras 17 meses después, el 25 de octubre del 2007, mientras el presidente Fernández lo justificaba ante ejecutivos periodísticos, el gobierno entrega un “Adendum y Precisiones al Contrato de Construcción de Obras Prioritarias…” Sin aludir al incumplimiento de las construcciones que según el contrato original serían concluidas en 12 meses, se establece un nuevo calendario para entrega, ahora a más tardar el 15 de julio del 2008.  Un mes después, el 28 de noviembre del 2007, se firma la “Resolución de Contrato” cuyo texto no fue hecho público. El 7 de diciembre el gobierno anuncia que “ha sido rescindido y por consiguiente dejado sin efecto”.

En este nuevo documento hay cláusulas claramente indicativas de la responsabilidad del Estado en el endeudamiento. Sin ninguna documentación, se acepta que Sun Land invirtió 31.9 millones de dólares, por lo que el Estado asume el pago de 5 de los pagarés. La empresa se compromete a pagar los 6 pagarés que vencerían en el 2008 por un monto de 41 millones de dólares, “liberando desde ahora y para siempre a la Primera Parte (el Estado) de toda obligación de pago vinculada a dichas notas promisorias”.

Y para rematar se compromete a abrir una carta de crédito irrevocable a favor del Estado Dominicano por la misma suma “como garantía de cumplimiento de las obligaciones de pago que pudieren originarse…”.  Estos documentos son auto incriminatorios. Aunque bastaba leer el texto de los pagarés para establecer si el Estado se endeudó con ellos: Este pagaré “compromete la completa credibilidad y crédito del Gobierno de la República Dominicana»…”Su pago no depende de la terminación de ningún contrato o acuerdo»…”Es pagadero en la secretaría de Finanzas”…  La pregunta sigue vigente: ¿Quién se benefició de los 130 millones de dólares?

 

 

 

Comente este artículo: